Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España


COMUNICADO DE LA MESA SECTORIAL DEL ARTE CONTEMPORÁNEO POR LA DESTITUCIÓN DEL DIRECTOR DEL CENTRO ANDALUZ DE LA FOTOGRAFÍA

Ante el cese fulminante de Rafael Doctor Roncero como director del Centro Andaluz de la Fotografía, la Mesa sectorial del Arte Contemporáneo integrada por las asociaciones:   Asociación de Directores de Museos de Arte Contemporáneo (ADACE), Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo (CG), Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales (FEAGC), Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), Mujeres en las Artes Visuales (MAV), Sociedad Española de Estética y Teoría de las Artes (SEyTA) y Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN AC), expresamos nuestro rotundo rechazo a la decisión de despido tomada desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía,  lo cual pone en cuestión la independencia y autonomía de las instituciones culturales, generando un grave perjuicio a la principal institución de Andalucía dedicada a la fotografía y una de las pocas del contexto español.

El Director del CAF había sido nombrado, por primera vez en la historia de dicha institución, por un concurso público abierto y con un jurado de profesionales, según el Código de Buenas Prácticas, dicha elección se realizó mediante  un concurso participativo y transparente en el que el comité de selección estuvo integrado por expertos en fotografía y representantes colegiados de las principales organizaciones del sector.Por ello no tiene ninguna justificación seleccionar a un director  de acuerdo a unos criterios y que, en apenas dos años desde su toma de posesión, sea despedido sin argumentos que estén basados en un incumplimiento de sus deberes u obligaciones o en el funcionamiento de la institución.

 Se trata, a todas luces, de una clara regresión en materia de políticas culturales ya que, con esta destitución no se han respetado ni los procesos —Rafael Doctor tiene un contrato de cuatro años— ni la solidez institucional. Durante su dirección, y pesar de la precariedad de recursos, el CAF ha aumentado sustancialmente la calidad de sus exposiciones y exponencialmente, más de un 65%, el número de visitantes. La falta de presupuesto no ha supuesto un problema para una programación responsable que se ha visto incrementada e intensificada por parte del proyecto de este director. Durante el año pasado realizó 16 exposiciones fotográficas, 4 muestras bibliográficas, 5 publicaciones, 4 talleres del Programa Formativo de Fotografía, participación en festivales como PhotoEspaña y el II Encuentro de Creación Fotográfica de Andalucía invitando a prestigiosos profesionales como Chus Gutiérrez, Juan Goytisolo, Vicente Aranda, María Cañas o Estela de Castro, colaborando con instituciones de proximidad como la Universidad de Almería y otras del ámbito nacional e internacional. El trabajo reciente —con muestras de nivel como la de  Norman Bethune y la Desbandá de Málaga, Cristina de Middel, Phes-fotografía española solidaria, Marlene Freniche, Virginia Rota, María Rosa Aránega, Pioneros de la fotografía andaluzay la próxima exposición de Gerda Taro y Robert Capa— certifican los logros sociales y culturales del CAF como corresponde a la trayectoria y profesionalidad de Rafael Doctor Roncero.

Acciones sin sentido como un despido de este tipo erosionan la credibilidad de las instituciones culturales, que necesitan estabilidad para garantizar sus programas a largo plazo y respeto a los proyectos artísticos y equipos profesionales encargados de llevarlos a cabo. Este tipo de decisiones arbitrarias, provoca la fragilidad de lo público y del ecosistema cultural, y pone en serio peligro la imagen de España, tanto en el ámbito local, como en el nacional e internacional.

La cultura deber estar al margen de los vaivenes de la política. Por eso, exigimos que la Consejería de Cultura, y en concreto su responsable Patricia del Pozo Fernández, reconsidere esta decisión del despido improcedente contra el director Rafael Doctor Roncero y del futuro del CAF, garantizando la necesaria autonomía artística y administrativa que una institución de estas características debe tener para poder llevar a cabo los objetivos prioritarios en toda entidad cultural ya que de lo contrario, creará un estado de malestar y protesta de la mayor parte del sector social y cultural.

 




Etiquetas relacionadas:

Publicado el Jueves 11 julio, 2019

Comparte    


Newsletter